LOS CONTRATOS (PARTE I)

nombre masculino

Acuerdo, generalmente escrito, por el que dos o más partes se comprometen recíprocamente a respetar y cumplir una serie de condiciones.

«contrato de trabajo; contrato de alquiler»

 

Documento en que figura este acuerdo, firmado por todas las partes.

«sometido a las condiciones que figuran en el contrato»

 

 

Y con un concepto quería iniciar a escribir algo que me ha preocupado desde el momento que inicie a estudiar derecho y me apasionó la carrera, y fue ¿Qué ocasiona la mora judicial? (el atraso en la gestión judicial por los despachos), pero se peguntarán ¿Qué relación tiene la mora judicial con un contrato?, en realidad mucho…

 

Día a día en todo el mundo a cada nano segundo se están suscribiendo  contratos, es tan rutinario que no nos damos cuenta, pero desde el momento que compramos algo en un súper mercado hasta el CLICK que se da a distintos sitios webs para comprar diversos productos, así como la suscripción de una obligación o un crédito, la adquisición de un bien inmueble, el arreglo de pago de una deuda, entre muchos más solo por dar ejemplos básicos.

 

La relación mora judicial se le ha achacado al sistema judicial… pero ¿En realidad tienen toda la responsabilidad de esto?, ¿hemos analizado si realmente realizamos contratos que ayuden a tener clara la manera de interpretarlo o bien ejecutarlo?, o aún más grave ¿hacemos nuestros acuerdos (civiles, comerciales o laborales) de manera VERBAL?, muchos litigios ventilados en los estrados judiciales por diferencias por temas contractuales de diversos tipos y en diversas materias, pero en muchas ocasiones lo que hace complejo el caso y vuelve el área de disputa más complicado es EL CONTENIDO DEL CONTRATO… la confusión en sus cláusulas, la ambigüedad, lo obscuro del contrato o de algunas cláusulas, la falta de acuerdo sobre algunos aspectos como terminación anticipada, resolución del conflicto, obligaciones de una u otra de las partes, entre varios defectos más GRUESOS como puede ser la capacidad de representación para obligarse en el contrato o no fijación clara de alcances y limitaciones. Solo para brindar un dato sobre la Encuesta Nacional de percepción de Servicios públicos del 2018 se estableció que la mora judicial “es el mayor problema que afronta el sistema judicial en Costa Rica. Dentro de los aspecto relevantes están: la gran cantidad de formalidades (70%), la duración de la respuesta habiendo puesto la denuncia (61%), la gran duración entre la presentación de la demanda y la sentencia (69%), la no garantía de la justicia pronta y cumplida (60%), el cantidad de interrupciones durante el proceso (65%), la gran saturación de procesos en los juzgados (88%).” (https://cgrfiles.cgr.go.cr/publico/docsweb/enpsp-2018/justicia.html)

 

 

En la región centroamericana es una zona acostumbra a generar leyes y una gran cantidad para cubrir vacíos e ir regulando los comportamientos de la sociedad que a nivel de jurisprudencia ha venido regulando los tribunales… Por su parte Costa Rica es un país altamente litigioso fruto de temas culturales y la gran cantidad de leyes que hay además de garantías de la mano con un “accesible” acceso a la justicia sucede que estamos en una de las épocas de mayor cambio a nivel empresarial o comercial, por ello es que con este artículo quisiera hacer un llamado a la reflexión sobre nuestra cuota de responsabilidad sobre la mora judicial y es acá donde se debe revisar si los contratos que estamos suscribiendo si mejoramos su calidad podrían ayudar a evitar a que se den litigios cuando los mismos están trabajados debidamente (en su forma, aplicación, ejecución, conceptos, obligaciones de suscribientes, capacidad de representantes, aspectos de terminación, alcances, limitaciones, confidencialidad, comunicación, ejecución, multas en caso que corresponda, garantías cuando corresponda, contactos, entre otros elementos que pueden mencionarse)  con el conocimiento de la materia, dejando de usar “machotes” y revisando si a pesar de la velocidad que se requiere para realizar algunos negocios crear un formato idóneo para cada caso específico para así mejorar  la calidad de los contratos que suscribimos y facilitar a los jueces el trabajo para su revisión y su interpretación.

 

Tener un buen contrato puede ayudar a que las mismas partes puedan revisar el mismo y aclarar los temas sin que tengan que acudir a los tribunales o inclusive someterse a resolución alterna de conflictos (como centros de mediación autorizados por el ministerio de justicia)  sin entrar a ver temas que son más técnicos si no diferencias que son más identificables para las partes en donde un mediador solo les ayuda a resolver esas diferencias generales, esto por cuanto ir a resolver un conflicto judicial puede tomar de 2 a 5 años en un promedio de tiempo, sin que esto implique MÁS TIEMPO, solo como un dato en el Estado de la Nación 2017 (https://www.estadonacion.or.cr/files/biblioteca_virtual/justicia/COMPLETO-2017.pdf ) se vio como un éxito “bajar de 18 a 7 meses el tiempo previo a la convocatoria a audiencias para la recepción de prueba y dictado del fallo.”, pero con la reforma procesal laboral por ejemplo tenemos audiencias programadas al año 2021 y en materia civil hay despachos que están demorando hasta 8 meses en dar curso a una demanda o bien conocer un escrito, con el cambio procesal civil en Costa Rica puede que nos encontremos con un tema similar y no sería una sorpresa.

 

El tema de los contratos y ¿Cómo tener un excelente contrato? Es un tema que iremos desarrollando en varios artículos más, dado que inclusive el cambio generacional y de nuevas tecnologías de un comercio tan ágil implica tener contratos que se ajusten a la realidad práctica de los negocios, pero no se debe NUNCA sacrificar calidad por velocidad, y es preferible tener un contrato que le ayude para el desarrollo de sus negocios, que resguarde sus derechos, que deje calaras sus obligaciones y la de la otra parte suscribiente, así mismo como revisar ¿QUÉ ESTOY FIRMANDO? Básicamente con este es uno de los errores más comunes y firmar sin asesorarse trayendo consigo obligaciones o bien limitando su derecho a exigir modificar por alguna razón alguna clausula que le afecta, es por ello que pienso que con contratos bien desarrollados podríamos colaborar en el ámbito privado evitando mayores conflictos y facilitando de una u otra manera al sistema la manera de tener como herramienta para solucionar el conflicto medios probatorios de ALTA CALIDAD.

 

Para Aselecom será un placer ir desarrollando este tema donde se abordarán temas como ¿Cómo tener un excelente contrato?, ¡cuál debería ser el contenido mínimo de un contrato?, ¿Qué estoy firmando?, Los contratos en el e-commerce, los contratos estandarizados, las garantías mercantiles, la ejecución del cumplimento del contrato, la terminación anticipada a nivel contractual, la resolución de conflictos en contratos mercantiles y laborales, entre varios otros temas más.

Nos encantaría recibir sus opiniones o temas que gusten que desarrollemos con respecto a los contratos.

 

 

 

 

 

 

One Reply to “LOS CONTRATOS (PARTE I)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *